Al igual que el pasado verano, volvemos a tener cientos de incidencias con los trenes que vienen a nuestra región. En esta cuestión deberíamos estar toda la sociedad unida con el fin de conseguir que circulen trenes dignos por Extremadura y para que nos tomen en serio de una vez por todas. Sin embargo, estamos presenciando una batalla de estos partidos que luchan por tener el poder, en vez defender los derechos de nuestra Comunidad Autónoma.

Por otro lado, nos sorprende el conformismo que nos trasmite el PSOE con la situación ferroviaria de Extremadura. Aquellos que cuando gobernaba en España el Partido Popular llamaban a la movilización con una gran indignación, ahora parece que se conforma con las “migajas de pan” que nos ofrecen.  Extremadura y sus reivindicaciones no deben plegarse gobierne uno u otro partido en España. ¿Dónde está la promesa que nos hizo el PSOE de que el AVE llegaría a Extremadura en 2010? Un sinfín de promesas incumplidas y traiciones al electorado. Extremadura le ofrece su confianza en las urnas y después nos engañan. 

Otra actitud que nos sorprende es la del Partido Popular, ya que durante los años de gobierno de Rajoy se ha dedicado a alabar su gestión con Extremadura cuando la realidad es que no han hecho NADA y la situación de abandono y discriminación con nuestra región ha continuado.   Ahora quieren aparentar que les importamos cuando parece que su función ha sido la de acallar todas las reivindicaciones hechas Extremadura.  ¿Cuántas manifestaciones ha convocado el PP durante el Gobierno de Rajoy? ¿Acaso consideran que Extremadura debería estar silenciada?

El servilismo de estos partidos a su dirección nacional vale más que las promesas hechas a los ciudadanos, al pueblo que les ha votado. No tienen otro oficio que pulsar el botón que la dirección nacional les dice, ya que llevarle la contraria supone su expulsión del partido. Es por ello por lo que se arrodillan ante su líder y engañan al pueblo.

Por último, saben que tienen la ley electoral a su favor, pues ellos han elaborado la ley atendiendo a sus propios intereses.  Saben que será difícil vencerles y por eso juegan a la promesa y a la mentira.

Extremadura debe abrir los ojos y votar a un partido regionalista, que se deba solo a los intereses socioeconómicos de la región y defienda los derechos del pueblo. Extremadura Unida seguirá siendo la voz crítica ante cualquier injusticia, y no nos callaremos ante nada ni nadie, pues desde 1980 hemos sido el símbolo del regionalismo y la defensa de nuestra región por encima de las ideologías.

Extremadura Unida

Partido Regionalista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *