admin/ febrero 15, 2019/ Comentarios/ 0 comentarios

Las elecciones convocadas para el 28 de abril han modificado todas las previsiones y las promesas del Gobierno se quedan, una vez más, en el aire. En el patio de la democracia se está jugando “el partido del siglo” en la lucha por el poder. Ese parece el valor supremo para cada contendiente. ¡Qué difícil es mantener la palabra en política, y que se cumpla!. ¿Seguiremos igual?, ¿vendrán otros y nos harán las mismas promesas de hace cuarenta años? ¿A dónde nos van a llevar los que vengan después?

El tren, hemos dicho en más de una ocasión, que no es más que la punta del iceberg de los problemas de Extremadura. Se nos vienen desguazando las vías del tren desde hace muchos años. En la etapa anterior, EXTREMADURA UNIDA realizó siete manifestaciones para evitar que nos suprimieran el tren Ruta de la Plata, el Lusitania por Valencia de Alcántara, la separación con Portugal, para exigir el AVE prometido para 2010 y que aún no ha llegado, la electrificación de las vías, la ampliación y, al menos, la doble vía en toda Extremadura y la redención de toda la zona de Coria, Moraleja, desde Plasencia a Sierra de Gata y Hurdes, que pagaron el tren y nunca lo vieron aparecer, sin contar el inmenso desierto viario en gran parte de la provincia de Badajoz.

Pero todo esto no ha sido por falta de promesas, sino por falta de seriedad en el cumplimiento de la palabra y de los proyectos que no se ejecutaron. ¿Nos vendrán a ofrecer, de nuevo, EL VOTO ÚTIL como solución?

El tren es solo uno de los muchos problemas que tenemos en nuestra región. Es verdad que no se puede estar en política siendo pesimista, pero la experiencia nos obliga a constatar una realidad tan negativa para Extremadura, que es difícil creer al Gobierno y es difícil ser optimista incluso a los que siempre lo hemos sido. Aunque seamos reiterativos, los extremeños no podemos cansarnos de exigir la igualdad de oportunidades para todos los españoles y pedir o exigir a los gobiernos una justicia igual para todos, sin privilegios para nadie.

Nos resultaba vergonzoso que, el propio Presidente, equiparara los millones concedidos a Cataluña con el presupuesto para Extremadura. El problema principal para los extremeños es la desunión. Sería necesaria una plataforma reivindicativa, que no se venda por nada, y defienda a Extremadura en lugar de representarla de forma inútil. No podemos ni queremos aceptar que las voces de los extremeños que piden justicia e igualdad para todos sean silenciadas por aquellos que lo han proclamado y no lo cumplen nunca usando los medios que pagamos entre todos.

PEDRO CAÑADA CASTILLO. PRESIDENTE DE EXTREMADURA UNIDA

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*